Conoce sobre los tipos de tasa de interés en los créditos hipotecarios


Blog Single

Cuando hablamos sobre los créditos hipotecarios, y su importancia en saber cuál escoger, se debe hacer una pausa en lo referente a las tasas de interés, esto para brindarle a usted la mayor información que requiere. La tasa de interés es la cuota extra que cobra la unidad de financiamiento al otorgarle el crédito hipotecario, por ejemplo, si le aprueban un crédito de 1.000$ y la tasa de interés es del 9%, usted deberá pagar al final 1090$. Estas tasas varían de acuerdo a sus tipos, y de ahí lo que determinará el monto, la forma y el tiempo para pagar el crédito.

Tipos de tasa de Interés:

- Tasa de interés anual fijada: esta tasa está estandarizada, y no cambia el porcentaje que pagas del crédito hipotecario, es decir, la tasa fija es proporcionada por el Banco de México, no varía desde que inicias hasta que terminas con el pago del crédito. Es por ello, que esta tasa suele ser un poco más alta que las demás, por sus propias características de permanecer a una tasa fija por el tiempo fijado, en años, de las cuotas mensuales. El beneficiario de este préstamo goza de una protección sobre las variaciones que pudieren surgir mientras esté en vigencia el préstamo. De ahí que esta tasa termina siendo de mayor ayuda para el solicitante.

- Tasa de interés variable: Tal como lo indica su propia denominación, esta varía anualmente, puede ser que aumente o disminuya, su valor de ajuste dependerá de lo establecido entre el índice de la tasa de interés fijada por el Banco de México con respecto al margen de referencia acordada por cada institución financiera. Es recomendable para los usuarios elegir la tasa de interés fija, debido a sus cambios anuales que pudieren afectar sobremanera el proceso de pago. Este crédito puede ser utilizado cuando se tiene la certeza que tendrá un crecimiento anual en sus ingresos lo que se garantizará el pago constante y seguro

- Tasa de interés mixta: Este tipo de tasa de interés fusiona las dos anteriores, y la misma funciona de la siguiente forma; el usuario y la institución financiera, después de aprobarse el crédito hipotecario, acuerdan fijar este tipo de tasa de interés. Este acuerdo consta, por ejemplo, de una tasa de interés fija los primeros años, y así beneficiar al adjudicatario. Luego de concluido este período se analizan las condiciones del préstamo y las referencias para realizar el ajuste esto se realiza anualmente.

Estos son los tres tipos de tasas de interés más comunes y con las que trabajan la mayoría de las instituciones financieras que ofrecen créditos hipotecarios. Sin embargo, es recomendable la asesoría de expertos inmobiliarios certificados que le orienten de forma efectiva.